Coeducación e Igualdad

/Coeducación e Igualdad
Coeducación e Igualdad 2018-07-23T17:56:19+00:00

Financiado por

Proyecto Criar Con Apego: La igualdad es cuestión de coherencia

Manual de buenas prácticas para la coherencia de los valores transmitidos en todas las actividades escolares y extraescolares. Aplicación de la perspectiva de género en todas las actividades que se realicen con menores para el fomento de la igualdad y la prevención de violencia de género: La música y el baile como transmisores de cultura.

Podéis colaborar en este proyecto aportando alternativas y canciones para nuestra lista de reproducción, enviándonos email a vocalia1@criarconapego.com.

El concepto de Currículo Oculto es un concepto que debemos tener muy presentes en cuanto a coeducación, igualdad y prevención de violencia de género se refiere. Desde nuestra asociación Criar con Apego, llevamos tiempo observando cómo nos encontramos centros donde se promulgan dichos valores y asistimos de forma perpleja que estos valores se pierden completamente en otras actividades realizadas tanto fuera con en el propio centro: Actuaciones, bailes de fin de curso, fiestas o jornadas festivas en el centro, en el recreo, en actividades extraescolares, incluso a veces en el aula. Vemos que no se tienen en cuenta la perspectiva de género en ellas, transmitiéndole al alumnado un mensaje totalmente contrario al que se pretende. Esto también sucede en el propio hogar, donde también debemos ser coherentes con los valores que queremos transmitir.

Pongamos como ejemplo una situación irreal: Día de lluvia, no se puede salir al recreo. Se decide poner una película en la pizarra digital. Uno de los alumnos decide la película, y se pone. No se hace filtro. Resulta que la película es clasificada para mayores de 18 años. Esto nos parece impensable y en caso de ocurrir realmente ocasionaría un gran revuelo ¿verdad?

Supongo que esto lo vemos claro, porque estamos habituados a que las películas estén clasificadas por edades en función de sus contenidos, violencia, etc (aunque a veces dicha clasificación pudiera ser discutible)

Sin embargo la música, las letras de las canciones, los contenidos de los vídeos musicales, no tienen este sistema de calificación y si la comunidad educativa (aquí entramos todos y todas: docentes, familias, ampas, monitores de actividades, etc) no hacemos el filtro adecuado, estaremos fomentando contenidos inadecuados a menores de edad.

No estamos en contra de un estilo musical concreto, sino de ciertos contenidos en las letras de tantas canciones, de los valores que se transmiten en muchos vídeos musicales (y que se visualizan repetidas veces), se trata también del vestuario que se decide para las niñas y para los niños, y también del baile en sí, sus coreografías… Y sobre todo esto queremos profundizar.

Hemos recopilado información desde diferentes fuentes para poder elaborar un manual de buenas prácticas con los principales aspectos a tener en cuenta, qué preguntas nos debemos hacer, y qué debemos evitar. Pero no pretendemos que esto sólo quede en una crítica y un listado de qué no hacer. Nuestra intención es poder aportar ideas y alternativas, y de forma colaborativa, elaborar una fuente de recursos a disposición de toda la comunidad educativa: profesorado, familias, ampas, empresas que gestionan actividades extraescolares o campamentos de vacaciones y cualquier otra entidad que realice actividades con menores de edad.

A través de la recopilación de varios artículos vamos a profundizar en este tema para así poder valorar cuál es la situación actual y qué podemos hacer al respecto.

Vamos a empezar comentando la situación que vivió Daniel Villalba Durán, experto en márquetin, diseño y desarrollo web y que plasmó en su blog de Huffingtonpost.es que tituló: “Hipersexualizar a las niñas, otra forma de seguir retrocediendo en igualdad de género” 01/06/2017

Aquí un extracto del artículo:

“Para la celebración de despedida de una guardería, la educadora ha pensado que la mejor opción sería un baile y ha solicitado a sus padres que los niños vayan vestidos de negro con camiseta de tirantes y que “las niñas vayan con pantalón vaquero corto y un top rosa”. Y al pedir más información una madre, añaden, en palabras textuales, “top tipo zumba que les tape las tetillas y el ombligo al aire, que así van graciosas”.

Unos padres, sin conocer qué canción era la que iban a bailar, han dicho que a su hija no la quieren llevar así a no ser que el resto de los niños vayan con top igualmente, que les parecía machista y que no querían normalizar este tipo de conductas en su hija.

Tras este comentario, una buena parte de los padres de otros niños han arremetido contra ellos con tal vehemencia que incluso han llegado al extremo de bromear con que vayan con burka, pero nadie apoyó la postura de los padres afectados en una clase donde la mayor parte son niños. Me pregunto qué piensas al conocer esto. ¿Es para ti una tontería exagerada de unos padres intransigentes, como pensaron la mayoría de padres en la escuela? ¿Se han parado a pensar que estamos hablando de niños de entre 2 y 3 años?”

En este caso estamos ante una situación de Hipersexualización de la infancia además de un baile y vestimenta llena de estereotipos sexistas no adecuados para esa edad. Es algo que a veces no vemos, porque no nos hemos parado a pensar realmente qué estamos transmitiendo con estas decisiones que parecen “sin importancia” pero que debemos cuestionar y analizar.

¿Un niño o una niña de 2 o 3 años, deben parecer sexis? ¿Hay necesidad de vestir a los niños como adultos para bailar o actuar? ¿Se debe, desde tan pequeños, diferenciar de forma tan patente la forma de vestir según su sexo?

Según todas las personas expertas en coeducación y género, a todas estas preguntas debemos responder NO.

¿Pero qué es eso de la Hipersexualización de la infancia? ¿Y cómo afecta?

Celia Rodríguez Ruiz, Psicóloga clínica sanitaria, especialista en pedagogía y psicología infantojuvenil, lo explica muy bien en los siguientes artículos:

Como explica el artículo podemos hacer mucho, no sólo para evitar la hipersexualización por nuestra parte sino también para contrarrestar la influencia que pueda llegar por otras fuentes como son los medios de comunicación y redes sociales: Y aquí volvemos a la música, vídeos musicales, youtube, etc….

Pero sigamos profundizando y repensando un poco más…

En el artículo Siete potentes razones por las que los niños no deberían escuchar (y ver) reggaeton, la periodista Lola Rovati habla de los valores que transmiten ciertos grupos musicales:

Resumiendo, el artículo nos explica que la música no es sólo música, sino un modo de transmisión de cultura y esto es lo que transmite en muchas ocasiones cuando no se elige bien:

  1. Sexo explícito.
  2. Materialismo.
  3. Menoscrecio de la mujer: cosificación.
  4. Hipersexualización en los movimientos: el famoso perreo.
  5. Las letras son explícitas, faltas de valores y violentas.
  6. Tiene efecto directos en el comportamiento de los adolescentes.
  7. La música, no es sólo música e influye en otros muchos aspectos:
    “La música es uno de los principales elementos para la formación cultural, y tiene gran influencia en la conductas y emociones que reflejan los seres humanos. Es un instrumento de aprendizaje, por tanto lo que escuchan nuestros hijos debe preocuparnos. La psicóloga de UNICEF Francisca Morales afirma que “así como nos preocupamos de la salud y la educación de los hijos, debemos ocuparnos del derecho a la recreación: la música les entrega a los niños identidad cultural”.

Y por último, mencionamos a la Psicóloga Infantil Daniela Muñoz, que en esta entrevista de la agencia EFE, nos advierte de que los estilos de música hipersexualizados y con contenidos no adecuados (violentos y sexistas) pueden provocar angustia a niñas y niños además de afectar su desarrollo.

Os recomendamos la lectura completa de dicho artículo del que destacamos las siguientes citas:

  • “La propuesta musical utilizada en las escuelas debe pasar por un análisis, a fin de promover el aprendizaje y la diversión”
  • “Las canciones hipersexualizadas son violentas y restringen la perspectiva del planeta, mostrándonos una pequeña parte de él; existen una variedad de géneros musicales que podemos utilizar para cada etapa del desarrollo”

Nota aclaratoria: Como anteriormente mencionamos, no queremos ir en contra de un estilo musical concreto, ya que en otros estilos también podemos encontrar los mismos problemas, pero los artículos que hemos mencionado nos parecían bastante ilustrativos y por eso los hemos incluido. También queremos hacer hincapié que poco a poco estamos encontrando canciones, que con ritmo o estilo musical reggaetón, transmiten otros valores y otros contenidos más positivos. Esperamos que siga creciendo esta tendencia. Lo importante es saber diferenciar unas de otras.

Podríamos pensar que quizá esto que estamos planteando es sólo cosa nuestra, y lo mismo nos estamos preocupando demasiado… pero resulta que ya son muchas las voces que hablan del mismo problema, y muchos los datos que estamos recopilando, por lo que No es sólo cosa nuestra.

  1. En Méjico ya se han planteado iniciativas para controlar el acceso de cierto tipo de contenidos musicales en las escuelas, por no ser adecuados.
  2. En 2017 el Instituto Vasco de la Mujer elaboró una recopilación de 200 canciones para que pudieran ser utilizadas en las fiestas y verbenas de verano de índole no sexista y respetuosa con la mujer.
  3. El artículo El Reggaeton y sus efectos en la conducta de los adolescentes explica cómo puede influenciar la música en adolescentes y preadolescentes. Está elaborado por Laura Ceballos (Facultad de Diseño y Comunicación. Universidad de Palermo Centro de Estudios en Diseño y Comunicación Centro de Producción en Diseño y Comunicación Buenos Aires, Argentina . Octubre 2010) y donde nos reitera que la música “no es sólo música”
  4. La página web Questión Femenina se hace eco de contenidos inadecuados y nos lanza esta pregunta: ¿Hasta dónde está llegando la música? De este artículo queremos destacar el último párrafo que dice: “Protección a la infancia, ¿Dónde? Esa es mi pregunta. Mientras dar el pecho, por ejemplo, se sigue considerando algo sucio y de lo que hay que esconderse, ese tipo de música no deja de sonar allá donde estemos. No digo que la censura sea buena, pero si regular los contenidos y dificultar que los menores de edad accedan a este tipo de música que inculca que ser narcotraficante, cosificar a las mujeres y consumir drogas es lo más. Y ser una lolita parece que también es a lo que tienen que aspirar las niñas del mundo entero…”

Como dice el refrán “El diablo se esconde en los detalles” y por ello queremos trasladar la importancia de estar atentos a los contenidos. A veces escuchamos una canción que nos parece muy bonita pero al poco que leemos las transcripción de la letra nos damos cuenta de que se cuelan estrofas o partes de un vídeo que está totalmente fuera de lugar.

Os ponemos un ejemplo:

Andas En Mi Cabeza – Adexe & Nau (Chino & Nacho ft. Daddy Yankee Cover)

Esta es una canción “aparentemente” inocente, cantada por un niño con voz muy dulce… y de pronto, hay un trozo de canción tipo rap que hace el niño mayor (porque son niños, recordémoslo) y dice así:

“(Daddy Yankee)
Imagínate que tu conoces
Lo que desconoces
Yo me convierto en lobo después de las 12
Si no tuviera mi loba pa que la descose
Me voy con la manada pa que me destroce
Porque en la calle hay mucha compe e e
Siempre lo bueno se corrompe e e
Pero no quiero otra mujer aprovechándose
Cuando Tú ERES LA QUE ME ENCANTA
Chica nunca yo me atreveré a dejarte sola
Chiqui Chiqui Chiqui nunca sola
Pol ti yo gualde mi pistola
Las gaticas no me controlan
Tas dudando yo lo sé
Pero me quiere a la vez
Solo pide que te de my love
que te de my love bebe “

¿Qué dice? ¿Qué está transmitiendo? ¿Os parece adecuado?

Ante este tipo de canciones nos solemos encontrar con el siguiente argumento: “Pero ellos son muy pequeños y no se enteran, no entienden”

A esto queremos responder: Sí, sí se enteran. Se memorizan las letras, y lo que no comprendan este año, lo entenderán el que viene, además en ellos ha quedado el recuerdo de que esa canción o ese baile contaba con el beneplácito de todos, y la darán por correcta, la validarán. Les quedará aprendizaje consciente e inconsciente y esto influirá en ellos. Si alguna vez os dan este argumento, podéis responder que entonces de la misma forma, podrían ver películas para adultos, ¿no? Como no entienden…  Además, no nos gusta subestimar la capacidad de comprensión de las niñas y niños.

Nuestro enfoque para el proyecto no es censurar pero si reivindicamos que haya algún tipo de filtro o control de los contenidos en menores de edad y por este motivo queremos dar alternativas positivas para que la música, el baile, las artes escénicas sean instrumentos de aprendizaje positivos, que transmitan una cultura y unos valores alineados con el currículo explícito, con los planes de igualdad.

Se trata que lo inconsciente pase a lo consciente. Y que lo que se nos está escapando en ese “currículo oculto” del que hablábamos al principio, pase a ser explícito. De esta forma podremos, como los expertos recomiendan, aplicar la perspectiva de género de forma explícita y transversal, o sea, de forma consciente y en todos aspectos de la educación de nuestros niños y niñas.

Un poco de inspiración…

1. Dejáte llevar por la creatividad y el ingenio

¿Qué nos gusta de este vídeo?

  • Se ha creado una actuación llena de originalidad y creatividad dando un resultado magnífico
  • Es un gran ejemplo de que la buena música no está reñido con la diversión.
  • Rompe con roles de género (aunque nos hubiera gustado más que fuera un grupo mixto de niñas y niños).
  • Vestuario y coreografías adecuadas, sin sexismo ni hipersexualizado.

2. ¿Qué tal hacer algo divertido?

¿Qué nos gusta de este vídeo?

  • Ofrece una alternativa al típico baile de fin de curso, dando opción a otros tipos de actuaciones.
  • Se consigue un efecto muy divertido.
  • El grupo lo componen tanto chicos como chicas, no diferenciando roles o baile en función de su sexo.
  • No hay connotaciones sexistas ni en el vestuario ni en los bailes
  • Se mezclan una gran variedad de música, de diferentes estilos.

3. Se pueden hacer cosas muy bonitas de forma sencilla

¿Qué nos gusta de este vídeo?

  • Buena elección de la música. Hay música instrumental muy adecuada que puede dar mucho juego en actuaciones y bailes…ante la duda, elegir una versión instrumental hace que la actuación no esté condicionada por la letra de la canción.
  • El baile de las jóvenes es muy bonito sin tener que ser hipersexualizado ni sensual.
  • El efecto visual de los paraguas es muy creativo
  • Nos hubiera gustado más un grupo mixto realizando este baile.

4. Se puede hacer baile moderno con canciones, coreografías y vestuarios adecuados

¿Qué nos gustan de estos vídeos?

Nos gusta porque se ven niñas y niños bailando sin representar roles adultos, ni diferenciando roles marcadamente femeninos o masculinos. Se puede encontrar música muy marchosa y bailable sin caer en “las temidas canciones del verano”. Es baile moderno infantil adecuado para ellos.

1. Elección de la música

¿Por qué solo quedarnos con un estilo de música? ¿Por qué cerrarnos sólo a 2 o 3  canciones del verano? En el mundo hay tal inmensidad de estilos, grupos, compositores y compositoras que tenemos muchísimo donde elegir. Los espacios educativos (y no solo nos referimos a la escuela) también deben ser espacios donde abrir ventanas a la cultura, y en este caso a la cultura musical.

Aquí podéis ver algo muy interesante: Mapa interactivo con todos los estilos musicales

Puedes encontrar en la parte inferior los géneros más orgánicos y naturales, mientras que arriba los más electrónicos. A la izquierda los más densos o evocadores y a la derecha algo más punk y agitados.

NORTE: sonidos electrónicos y artificiales
SUR: sonidos orgánicos y naturales
ESTE: punk y muy rápidos
OESTE: densos y evocadores

Es importante que a los niños y niñas les guste la música elegida para que les motive, pero es bueno ofrecerle alternativas a las canciones más conocidas, para que descubran otras opciones. Os sorprenderíais de cómo pueden ampliar sus gustos musicales.

Se puede elegir, versión instrumental o con letra.

Si es música instrumental, existen compositores y compositoras como Joe Hisaishi, quien ha creado las bandas sonoras de muchas películas de los Studios Ghibli. O la música de la violinista Regina Carter, o Yann Tiersen “Amelie” , etc…

Si es con letra, esta debe ser acorde a la edad del grupo, si es posible que transmita valores positivos y educativos. Que no sea sexista, que no haya palabras malsonantes y que tampoco sea una canción de contenido adulto. Mejor evitar canciones de amor romántico, ya que con demasiada frecuencia en esta se confunden amor con posesión, celos, chantaje emocional, o situaciones machistas. A cambio mejor buscar canciones que enfaticen el valor del amor verdadero, la amistad, la familia, la alegría, la bondad y otros valores positivos etc.

También se puede aprovechar para investigar y profundizar en danzas y músicas del mundo, y así conocer la cultura de otros países.

En Criar con Apego hemos elaborado un listado de música que esperamos os guste y pueda servir de recurso e inspiración. Además os invitamos a participar con vuestras aportaciones. Si conocéis canciones que podamos incluir en este listado, nos encantará recibirlas en  vocalia1@criarconapego.com

2. Vestuario

Al poco que vamos conociendo mejor el concepto identidad de género, más nos damos cuenta que no podemos encorsetarlo en el simple binomio (hombre-mujer→masculino-femenino). No compartimos la insistencia de que las niñas tengan que llevar una ropa diferenciada de los niños, ni los niños de las niñas. Tampoco que esta tenga que tener ser una ropa propia de adultos o que fomenten la hipersexualización.

Si queremos aplicar nuestra coherencia debemos proponer un vestuario que sea acorde a su edad. Que respete la libertad de elección de niñas y niños y no les obligue a llevar un vestuario con el que no se identifiquen o no se sientan cómodas/os.

Debemos evitar:

Mejor así:

Como ejemplo también algunos de los vídeos que hemos indicado anteriormente en el punto 3 (Ejemplos Alternativos)

3. Coreografía

Siempre va a ser más positivo el baile de grupo, donde todos puedan participar, las posibilidades son muy diversas, dependiendo de la edad y el grupo en sí.

Observamos mucha tendencia, al igual que en remarcar la diferencia de hombre-mujer / maculino- femenino, continuar con el binomio en el baile y ponerlos por parejas niña/niño. Una vez más estamos cerrándolo a una sola posibilidad. Además, en este caso, al hacer baile de pareja (niña-niño) se suele emular los tipos de baile en el que el chico “dirige” o lleva a la chica, es el que la coge de la cintura, o la rodea, o la gira sobre sí misma, etc..

¿Por qué no hacerlo grupal? ¿Por qué no romper el binomio y hacer algo más diverso?

Debemos evitar:

Este grupo, aunque no lo creáis tiene todas las integrantes en torno a los 8 años.

Este es un clarísimo ejemplo de hipersexualización de la infancia…puede servirnos para reaccionar y empezar a realizar los cambios necesarios para no llegar a esto.

Mejor así:

4. Alternativas a un baile con música

Y por último, hay muchos tipos de actuaciones que se pueden realizar con opción de combinar música, baile, teatro…

  • ¿Qué tal elaborar un manifiesto para recitar entre toda la clase?
  • ¿Qué tal agregar música instrumental o una danza que lo acompañe?
  • ¿O hacer como las antiguas películas mudas haciendo una historia con música y mímica?
  • ¿O hacer bailes de diferentes partes del mundo?
  • ¿Y si?…. ¿Qué tal si le preguntamos a los niños y niñas y nos dejamos sorprender por su creatividad?

En conclusión: Todo es más sencillo si dejamos que las niñas y niños sigan siendo lo que son…niñas y niños respetándolos en su diversidad y autenticidad.